Blogia

Nilda Fichera

Mi hijo y yo

Mi hijo y yo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El retrato

El retrato

- ¡Apúrate Alcides! Que ya está cerrando el portón la vieja.
- Entre, entre pronto... y no grite viejita.
– Chicos... no tengo plata, por favor no me hagan daño.
- Dale vieja, que si te portas bien, te vamos a dar un besito cuando nos vayamos.
-Alcides, vos subí y revisa toda la habitación. Que yo me quedo con la “abuelita”.
– Hijo... ¿cómo se llama, ese muchacho? -¿Qué importa el nombre de él? Pórtese bien, que no le va a pasar nada viejita. No somos chicos malos, solamente queremos unos 50 o 60 pesos, es para comprar... que le puede importar a usted, lo que tengo que comprar... Si vive en esta hermosa casa.
- ¡No tengo dinero hijo! Los ladrillos no se comen... Tengo que comprar las pastillas de la presión y no tengo para comprarlas, hasta que cobre la pensión que me dejó el pobre de Raúl, antes de morir.
–Bueno “abuelita” no llore más, porque me va a poner melancólico y vamos a llorar juntos.
- Dime, por favor, como lo llamaste al otro chico...
– ¡Alcides! ¿Qué tiene que ver el nombre ahora? - Mí nieto se llamaba así.
– ¿Qué? ¿Se murió doña?
- No hace más de 17 años, que no sé nada de “él”. El padre se lo llevó al extranjero... Creo que a Méjico. Cuando murió mi pobre Agustina, en aquel horrible y trágico accidente.
- ¡Dale Alcides! ¿Qué estas haciendo, que no bajas?
- Vamos, Carlitos ¡Dejemos esto! Yo no puedo, no sirvo para robar.
-¡Estas loco! Podemos llevarnos la tele... ¡cualquier cosa! Para vender y tener la plata que esta noche, ¡Yo la necesito!
- No, ¡Estas loco! ¿Cómo va a mirar la novela de las 22 h.?..La estaba viendo cuando entramos en la casa... Mira, vive sola seguro que la tele, es lo único que la ayuda a pasar el tiempo y su, tal vez, gran soledad.
- Chicos... ¡creo que se olvidan algo! Me prometieron que si no gritaba, me darían un beso.
Con aquel beso su pobre y solitario corazón recordó, a su querida Agustina y a su nieto, rubio de ojos celestes, ¡su Alci! como lo llamaban ella y su querida y desaparecida Agustina. Cuando lo levantaba en sus brazos y lo sentaba en su regazo para contarle los cuentos, de caperucita roja, el del gato con botas, que a él tanto le gustaba y repitiéndolos una y otra vez, para que durmiera feliz.

- Che... que te paso anoche, que te quedaste tanto tiempo en la habitación de la vieja... ¿le revolviste todo? ¿Es verdad que no tenía ni un peso?.
- Mira Carlos... no revolví nada, ni siquiera abrí un cajón.
– ¡Estas loco! Mira si me mintió. Que no tenía ni para los remedios... con la casa que tiene. ¡Yo no le creo que no tenía ni un mango!.
– ¿Cómo dijiste, Que no tenía para los remedios?
-Si... también me contó, que a ella se le perdió un nieto hace más de 17 años, que se lo llevó el padre cuando su hija... no se como la nombró...
-Carlitos... ¿dijo Agustina?
- Si... ¿cómo lo sabes?.
– Carlos, quieres que te diga una cosa absurda, pero para mí ¡maravillosa!, esa señora... ¡es mi abuela! La madre de mi mamá.
– ¡Estas loco! ¿Cómo lo sabes? Si nunca me contaste, que tenías a tu abuela viva.
- Carlitos cuando entré al cuarto... me quedé mudo, en la mesa de luz había un hermoso retrato de un chico de unos 3 o 4 años... rubio, de ojos azules y con un inconfundible hoyuelo en la pera... ¡cómo éste!
–¿ Y que tiene que ver, ese nene con tu hoyuelo? ¡Alcides!.
- Cuándo me acerqué y tomé el retrato, me di cuenta que esa criatura era yo.
-¿Cómo lo sabes?
– Cuándo vivía en Méjico con mi padre, tenía esa foto guardada en un cajón, creo que era la única que tenía mía de chiquito, porque nunca vi otra foto de mi infancia, o tal vez, mi Papá las tiró... ¡qué sé yo!.¡ Carlitos! Vamos hacer esa changa, que nos dio Don Juan y le compramos los remedios a la... “ abuela” y no te olvides que le debemos al farmacéutico la insulina que le pedimos la otra noche para tu mamá...
Esta noche, que nunca olvidaré... casi le robo a mi propia abuela... sabes Carlitos que cuando nos pidió el beso que le “prometiste vos”... sentí, muy dentro de mí... que algo estalló, creo Carlitos que nunca nadie me pidió un beso con tanta nostalgia, con tanto dolor y porque no, con tanto amor.
- Alcides... vamos a decirle la verdad, de que sos su nieto... ¡mira la casa que tiene! Y vos andas de pensión, en pensión... no ténes trabajo seguro.
- ¡Estas loco! ¿Con qué cara me presento ante ella? Si entré como un ladrón en vez de entrar como ella hubiera querido verme entrar... Como ese nieto, que tal vez lo está esperando con tanta ilusión.
– Mira Alcides... le diremos toda la verdad, que era la primera vez, que tú lo hacías... y que yo también, que me empujo hacer “eso” porque mi mamá no tenia su insulina.
Que fui yo, el que te arrastro esa noche para acompañarme.
- Che, ¿nunca te dijo tu viejo que vivía tu abuela materna?
– Carlos... yo creo que si alguna vez fui feliz... habrá sido cuando vivía mi madre, porque desde que mi padre me llevó a vivir a Méjico nunca fui feliz; Él se casó con una Colombiana divorciada que tenia tres hijos, y después tuvo 2 más con mi Papá... donde yo era la oveja negra, Carlitos... creo que mi viejo nunca me quiso y hoy lo afirmo... porque me llevó con él, ¡solo por hacerle daño a mi abuela, nada más! ÉL nunca quiso a mi madre... hasta creo que se alegró cuando ella murió, así le contaba a su mujer... (que él se casó, porque quedo embarazada mi madre, y al ser menor de edad, la bruja de la madre “mi abuela” lo obligó a casarse.) Por eso Carlos yo trabajé día y noche para juntar plata y así, poder venirme a la Argentina, sin saber que aquí tenía una abuela que aún me esperaba, lo demás, tú bien lo sabes. Lo que me cuesta sobrevivir desde que llegué aquí.

María, escucha el timbre... se estremece piensa, será que vuelven los chicos otra vez... pero no sintió miedo, los ladrones no tocan los timbres... la invadió la nostalgia y el deseo de que podría ser su nieto... ¡cómo quisiera! Antes de morir, darle ese besó que guardo tanto tiempo, (sin saber María, que ya su querido y esperado nieto la besó... esa noche que sintió tanto miedo, y a la vez... se sintió bien, acompañada en su soledad por esos dos chicos, casi de la edad de su añorado nieto.)
- ¡Muchachos! Otra vez ustedes... ya les dije que no tengo plata; si quieren lleven todo, pero no me hagan daño, como la vida, le hizo a mi pobre Agustina.
- ¡Abuela soy yo Alcides tu nieto!...
- No, ¡no puede ser!... Sí, vos sos “él”...
- – Abuela vengo a decirle, toda la verdad... que esa noche tan horrible que le hicimos pasar, sin querer... ¡yo fui tan feliz!, Abuela...
Cuando entre en su cuarto y vi...“el retrato” de su nieto; Supe que ése, era yo... más cuando me contó Carlitos que su hija se llamaba Agustina y murió en un accidente... allí supe que yo era su único nieto esa misma foto que usted tiene en ese hermoso retrato... abuela, mi padre la tenía tirada en un viejo cajón allá en Méjico; ¡mire abuela, aquí la tengo!... yo me la traje, creo que es la única que tengo de mi niñez, ¡mírela usted!.
- Es, ¡verdad Alci!... así te llamaré desde hoy querido, como te llamaba tu madre y yo, siempre te recordare que tu mamá te adoraba... en cambio ¡tu padre!
- Esta bien abuela... no recuerde cosas tristes, desde hoy, yo la cuidaré como la hubiera... cuidado mi mamá... abuela seguiré, estudiando y trabajaré para que a usted no le falte nada “viejita” cariñosamente... abuelita.

Después de tantos años de sufrimientos que padeció, nuestra querida María...
La vida le premio dándole este nieto, ya casi perdido... que por un capricho del destino, casi se hubiera convertido en un ladrón, por las circunstancias vividas en su soledad y en el desamor fraternal.
Pero, como dice María... fue el ladrón más hermoso que el destino le dejó entrar en su casa esa noche. Hoy es la casa más feliz del universo, así les dice a todos, la querida “viejita” como la llamaba cariñosamente su nieto Alci.

“Abuela María, hasta el día de tu muerte... ¡sé!
Que fuiste inmensamente feliz” cuando “él” te cuidaba, te mimaba, te colmaba de amor durante estos quince años. Que Dios te dejó vivir Junto a tu querido Alci”.

NILDA
30/5/06

HOY SE ME CAYÓ UNA LÁGRIMA

HOY SE ME CAYÓ UNA LÁGRIMA

Rodó por mi rostro,
Entro en mi boca,
Llego a mi garganta...
La tragué... era muy amarga.

Tal vez porque mi corazón
Estaba triste y desamparado,
Tú no me comprendías...
Y yo me resistía a entenderte

¿Por qué será, que siendo adultos...
hay cosas que no logramos entender...?

Si hablamos el mismo idioma
Tu no me entiendes!!
Ni yo logro entenderte a ti.
Dejemos las cosas así...

Algún día volveremos a hablar...
Tu me entenderás...
Porque yo te lo voy a explicar MEJOR!!.

NiLdA
29/3/06

Paloma >Dedicado A Nilda< Por heriol

Paloma >Dedicado A Nilda< Por heriol

Paloma que no se deja vencer
Ave que vuela por los cielos
Y no se deja caer

Paloma de los cielos
Fruto del amor
Sabe sostener su cruz
Y vive sonriendo

Su delicado corazón aun palpita
A mil por hora
Como si fuera una locomotora

El ave que nunca muere
De palabras hermosas
Es aquella paloma que al mundo se entrega
Porque sus alas continuaran
Surcando nuevos cielos.

http://www.loscuentos.net/cuentos/local/heriol/

De mi hijo Ariel

De mi hijo Ariel

De Ariel para mamá y papá

Hoy sé mamá que triste estas...
Pero sabrás que a tu lado seguiré estando,
Cuida a papá y cuídate mucho vos
Qué yo me cuidare para ustedes.
Sepan que la distancia que hoy se presenta
no es para toda la vida.
Pronto estaremos junto de nuevo... ¡Dios lo querrá así!
Papá a ti te dejo con el asado de todos los domingos...
(Como lo voy a extrañar)
y viendo fútbol, por TV.
Sé mamá que a ti te dejo en tu vieja computadora
Junto a tus amigos cuenteros, chateando con ellos
Y muy pronto conmigo.

26/9/05
Cuando quise volar...
y muy pronto estuve en mí propio techo que me vio nacer.
Junto a mí mamá.

ARIEL SEBASTÍAN GORDILLO FICHERA

Homenaje (DANAE10)

A mi má argentina


Felipe Fichera, se despide con todo el dolor del mundo de sus apenados padres en el puerto de Nápoles. Después de la 2ª Guerra Mundial, Italia queda asolada por el hambre y el desempleo. En la lejana Argentina hay trabajo para los trabajadores del campo y la construcción. Lleva en su pequeña maleta los papeles del contrato. Tiene diecisiete años, está asustado. Es la primera vez que sale de su hogar, de su país.

Promete enviar dinero a su familia, su madre tragándose las lágrimas bromea con su hijo mayor diciéndole “Eres todo un hombre, ya”.

“Mamá, vendré en seis meses. Ahorraré para enviarte”.

El barco se va llenando de más emigrantes. La travesía dura un largo mes. Con otros trabajadores se dirige a una pensión de Buenos Aires.

Se presenta en su puesto de trabajo, en la construcción. Es necesaria la mano de obra para ayudar a construir un gran país. Trabaja duro, come poco, y guarda todo el dinero para enviar por giro postal a sus padres.

El destino no sabe que en esas tierras conocerá a su mujer, María Victoria. Mujer de ojos color café, y de gran belleza. Trabaja como costurera en una casa de modas. El joven Felipe la ve pasar cada vez que ella va a su trabajo, pero no se atreve a mirarle. Es su compañero Mauricio el que le anima a que la invite al cine. La muchacha de apenas quince años accede si es en compañía de su prima Graciela.

El sentirse desvalido, solo y tener la acogida de la familia de su novia, hace que su regreso se vaya retardando más de lo previsto. Son personas humildes y deciden casarse de inmediato. El día de su boda es el día más triste y alegre a la vez. No tiene con él a su adorada familia. Es demasiado costoso.

Los hijos no tardan en llegar: Roxana, Héctor, Santiago, Valeria y la pequeña, Nilda.

Trabajan duro para sacar a sus hijos adelante. Se instalan en la ciudad de Buenos Aires, lamentablemente Felipe, ya abuelo no puede volver a la patria que le vio nacer. Sus padres fallecieron, sólo su hermana Constanza y su familia sigue viva. Nilda, allegada de lágrimas promete a su padre en su lecho de muerte que irá a Nápoles. En busca de sus antepasados.

Nilda como un milagro tuvo a su hijo pequeño, cuando no se lo esperaban. Ese hijo la colmó de alegrías. Cuando fue fichado por el Club de Fútbol en México les pagó la estancia por quince días a sus padres en un crucero por el Mediterráneo.
Nilda, no cabe en sí de gozo. Conocerá a su tía y a sus primos en la eterna Italia.

A Nilda Fichera y sus Padres, quienes del amor hicieron una herencia

El amor siempre encuentra el camino
con alas de esperanza en su sueño
ayer, lo recorre en pergamino
hoy, en una PC se da risueño.

El amor por siempre será el mismo
cartas, esperas, sueños de boda
PC, luz, sonido, igual idealismo
busca las alma y las acomoda.


Hacen setenta años, el amor descubrió dos almas gemelas, travieso preparó su escenario.
Sin los jóvenes saberlo, los guió por un hermoso sendero.

Cubrió el cielo de blancas y juguetonas nubes, le pidió a la brisa su perfume de rosas, a los pájaros sus más armoniosos trinos y al sol que jugara con los colores.
Cuando todo estuvo listo, Cupido, oculto entre las hojas de un frondoso árbol, espero que los jóvenes se acercaran. En el momento que sus ojos se encontraron, Cupido clavó su certera saeta y los corazones de aquellos jóvenes quedaron atrapados por el amor.

Sus cuerpos guiados por la fuerza del amor se acercaron y con trémula voz el joven dijo,
-Dios en su creación hizo maravillas, pero ninguna como usted.
La joven entornó sus hermosos ojos, sus mejillas se colorearon y su corazón en secreto susurró, -También usted.
Desde ese instante, aquel sendero fue testigo, día a día, de la maravilla del amor, que como un capullo fue abriendo sus pétalos.

Era tan hermoso el amor de aquellos jóvenes que el cielo, nubes, brisa, pájaros, naturaleza y el sol, siempre adornaron sus encuentros.

Un día la vida los separó y aquellas almas, aun separadas continuaron amándose, pero ahora, las letras fueron sus cómplices.
Cada día una carta traía el sentir, los sueños y la esperanza de un rencuentro. La joven hizo de aquellas cartas su almohada y el joven el puente donde sus almas comulgaban. El tiempo pasó y el amor continuó fuerte, cupido sonrió satisfecho y habló con el destino. Este viendo la belleza, la perseverancia del amor de aquellos enamorados, decidió ayudarlos y días después, aquellos joven volvieron a unirse.
Esta vez caminaron unidos por siempre, crearon una familia y aquel amor vivió por siempre.
Aun después que sus cuerpos dejaron de existir, permaneció vivo, en cada rincón que habito y en sus retoños, frutos de su amor.
Hoy ese amor, reparte amor, en las manos de una de sus hijas, nuestra querida Nilda.

Y yo, como un homenaje a sus padres comparto con ustedes, ese amor que a mi ella transmitió, llenándome de sueños y esperanzas.


Gracias Nilda, por compartir conmigo tu herencia.

Rocío

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Para Nilda- de Lagunita

Nilda; sos una diosa
Imperial, muy fraternal
La más genial de todas ellas
Dama y señora.
Amiga sincera, leal y encantadora.

Fiel como ninguna
Ingeniosa, muy simpática
Canchera, generosa
Honesta muy especial
Encontré en ti, una amiga
Renace en mí la fe llamada
Amistad.

Gracias "Lagunita"

LA MUJER VERDADERA (Crazymouse)



La primera,
Nilda sincera.

Y para quién no lo entienda:
El corazón de esta prenda,
con su eterna primavera
destila miel de cuentera.

Es la familia su hacienda
y la humildad su leyenda.

Con la bondad por bandera
es la mujer verdadera
que ha conquistado la ofrenda
de mi admiración tremenda

La primera :
Nilda Fichera

Gracias Crazymouse

Para Nilda:


GRACIAS CONSUELO

(Benditasoledad

Para Nilda:

Maravilloso mundo en el cual el
Amor nunca
Muere.
A veces sueñas con

Donar a la humanidad
El preciado don de la palabra.

Ahora escribes
Recordando con dulzura el
Intenso cariño que
El depositó en ti, sabiéndote
Llena de su amor.

Pues eres su hija bien amada.
Cuídate mucho.

Con cariño:
Consuelo. (Benditasoledad)

21/12/05

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Regalo de mi querido amigo "Uleiru" Para Agustina mi nieta Mexicana

Niña pelos de oro,
deja cantarte en coro,
pequeña que yo adoro.

mi linda muñequita,
tan tierna y chiquitina,
que linda criaturita.

Blanca como la nieve,
belleza que se mueve,
la luz que se renueve.

Feliz la niña está,
junto con su abuelita,
pues es la nietecita,
que ella anhelará.

Dios cuide a la nena,
por siempre en esta tierra,
junto con su abuela,
que es noble y buena.

Felicidades , Nilda

5/3/06

Cuando tú, me recuerdes

Cuando tú, me recuerdes

Cuando tu, me recuerdes...
¿Cómo lo harás?
Sufriendo, penando como yo
Llorando, como te llore y te lloro aún...
Mirando, la vida, viviendo en ella sin querer
Vivir... ¿Cómo yo?

Cuando tú, me recuerdes...
Tu corazón, sentirá el frío penetrante de muerte
Tu alma, querrá volar a mi encuentro
Tu piel, se erizara al nombrarme...
Tu voz, se apagara en un doloroso y triste grito.
Cuando tú, me recuerdes...
Cuando yo, te recuerdo

Siento un inmenso deseo de verte,
besarte, mimarte, y tenerte,
aquí donde mi ser, mi lecho te reclama
ansiosa y ardiente para amarte una vez más.

Pero tú en mí ya no estarás...
Cuando tú, me recuerdes.


NiLdA
2/2/06

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres